DERROTA PARA HACER OFICIO

La derrota del Jerez Industrial en la matinal del domingo frente al Montilla debe darnos más empaque y concienciarnos de la categoría en la que estamos.

(formación inicial del Jerez Industrial contra el Montilla)

Si comparamos la destreza para controlar el partido no tuvimos la hechuras de nuestro rival, al menos en los últimos minutos y en parte de los primeros cuarenta y cinco y eso hay que ir adquiriéndolo.

Primeros cuarenta y cinco que se desarrollaron con dominio alterno. Ambos equipos merodeaban las áreas contrarias con cierto peligro. El Industrial lo hacía de manera combinativa teniendo ocasiones más claras, como las que tuvo Juanjo, uno de ellos  a bocajarro. El Montilla no le perdía la cara al partido y era en la presión a la salida de balón del equipo blanquiazul cuanto más inquietaba, pese a que su oportunidad más clara fue a balón parado, Adrián bota una falta cerca el área grande y Zarzuela realiza una gran parada a mano cambiada.

Tras la reanudación, el equipo local realiza dos cambios, entran Pulido y Parra. El cambio de los centrales da más seguridad al once industrialista y durante los quince minutos iniciales de esa segunda parte el Industrial dominó e inquietó. Lo hizo por ambas bandas, no abusando como en la primera parte del carril en el que estaba Víctor, pero el juego no fructificó en gol. Sí lo hizo el equipo amarillo con un disparo desde el borde del área que se le cuela al cancerbero local.

Después del primer gol vino la jugada polémica, tonta o de astucia. Polémica porque no se entiende que el equipo que recibe una falta se vea perjudicado tras sacar y ser obstaculizado por un rival; tonta porque esa fue la cara que se nos quedó a la familia indutrialista tras el segundo gol montillano y de astucia porque con esta acción (la de ponerse delante del balón en una falta) los visitantes tiraron de oficio y se llevaron los tres puntos, haciendo efímera la alegría del postrero gol de Juanjo.

Lejos de polemizar con un árbitro cuyo criterio desconcertó a veces a unos y luego a otros; lejos de echarle la culpa a un cesped que no está en buenas condiciones, el equipo puede y debe reaccionar, hay margen de mejora y Javi Rivas ya nos dijo que esto era trabajo, trabajo y trabajo. Ojalá que en el próximo encuentro, ese trabajo se traduzca en puntos.

Para terminar, agradecer el acto de hermanamiento entre el Jerez Industrial y el Futbol Sala Xerez C.D.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code