LOS HOMBRES DE PACO (1):MANOLÍN QUEIJO

Tras su exitoso paso por el club en los años setenta y ochenta, Manuel Queijo aceptó hace dos años la propuesta para integrarse en la nueva directiva formada por Pedro Garrido donde, además de formar parte de la comisión deportiva, realiza la importante función de delegado de campo. Formado en la próspera cantera sevillista a la que llegó en edad de infantil con solo 14 años, Queijo tuvo un precoz debut en categoría senior apenas un año después al ser cedido al Coria, que por aquel entonces militaba en Regional Preferente, y a la temporada siguiente al Alcalá, también en la misma categoría. Esta progresión no pasa ni mucho menos desapercibida para los técnicos de la cantera sevillista y, con solo 17 años, pasa a formar parte de la plantilla del Sevilla Atlético donde permanecería durante tres años consecutivos (desde la temporada 1970-71 a la 1972-73). Tres años en los que el filial sevillista militaría en la exigente categoría de Tercera División y donde fue uno de los jugadores jóvenes más destacados del club hispalense.  Tras su paso por el club de Nervión Queijo llegó a la disciplina industrialista, procedente del San Fernando, en diciembre de la temporada 1973-74, cuando el equipo militaba en la categoría de Regional Preferente y estaba dirigido desde el banquillo por el míster sevillano Peñafuerte. Permaneció en las filas industrialistas hasta la temporada 1976-77, destacando el ascenso a tercera división conseguido en la temporada 1974-75 con Juan Luis Rosado en el banquillo y don Pedro González de la Calle como presidente del club. En esa temporada Queijo se destapó como segundo máximo goleador del equipo con 15 goles en 38 partidos. Tras su paso por otros clubes de Tercera División como Manchego o Talavera, Queijo volvió a nuestro club en la temporada 1980-81 ya con con Diego Mendoza como técnico y don Francisco Narbona en la presidencia. De su trayectoria como futbolista Queijo nos cuenta que “por suerte en todos los equipos en los que he jugado siempre he gozado de la confianza del míster y he sido titular indiscutible. La verdad es que fueron años muy duros ya que antes no contábamos con las facilidades con las que se cuentan actualmente tanto de infraestructuras como a nivel organizativo y mediático”. Respecto al ascenso a Tercera División, Queijo recuerda que “Nos jugábamos el ascenso contra el Motril y el club nos concentró tres días antes del partido en un hotel de Rota. Al finalizar el partido celebramos el ascenso con nuestros aficionados y luego continuamos las celebraciones en la Feria de Rota. Como se puede presuponer alguno se gastó la prima del ascenso esa mima noche. Fue un momento muy emotivo, algo que siempre recordaré con un especial cariño”. Ahora, en su función de directivo y delegado del club Queijo no duda en afirmar que “estoy muy contento de las funciones que desarrollo en el club. Me hace especial ilusión hacer las funciones de delegado ya que eso me permite vivir el fútbol de una forma mucho más cercana y directa. El año pasado Jesús Mendoza me hizo sentir muy cómodo en mi rol de delegado. Tuve una muy buena relación con él ya que me hacía sentir muy integrado en la dinámica del equipo y me trataba como a uno más de su cuerpo técnico. Con Paco Cala la relación es igualmente excelente. Desde que llegó al club me ha transmitido su total confianza y en ese sentido solo puedo agradecerle el trato que estoy recibiendo por su parte. Hablamos prácticamente a diario, intercambiamos impresiones y me ha introducido de lleno en la rutina semanal del equipo. Realmente me siento como un chaval de 18 años. No obstante, tengo claro que soy hombre de club y ayudaré al equipo en lo que haga falta”.  Respecto a las aspiraciones deportivas del equipo para esta temporada Queijo no duda a la hora de afirmar que “estoy convencido de que jugaremos el play off de ascenso. Tenemos una plantilla muy jóven pero con muchísima calidad y a la que la llegada de Paco Cala ha supuesto un gran revulsivo y una dosis extra de motivación. Desde su llegada el míster les ha inculcado la cultura del esfuerzo y de la importancia del colectivo por encima de las individualidades. Paco sabe bien lo que se trae entre manos, conoce perfectamente las exigencias de este club y no me cabe la menor duda de que formaremos parte del cuarteto de equipos que lucharán por conseguir el ascenso a División de Honor. Pero ojo, que para ello no es suficiente con el esfuerzo y compromiso de directiva, cuerpo técnico y jugadores, también es primordial contar con el apoyo de nuestra afición. El camino del posible ascenso va a ser muy duro y necesitaremos que nuestra afición esté a muerte con el equipo y que acudan a La Juventud para animar a los suyos. Veo a nuestros jugadores muy motivados y convencidos de sus posibilidades y eso me hace ser muy optimista de cara a conseguir el ascenso de categoria”. Sin duda es todo un honor que nuestro club pueda contar con la experiencia y riqueza futbolística de Queijo pero, sobre todo, somos afortunados de disfrutar cada día de su riqueza humana ¡¡Gracias Manolín!!

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code