NUEVA DERROTA POR LA MÍNIMA

Nueva derrota y nuevo palo para el equipo y la afición industrialista. De nuevo penalizan los viejos errores y la ineficacia anotadora.

El equipo de la copa y la venencia se plantó en el césped del Pedro Garrido con su acostumbrado esquema de juego pero sin algunos de sus titulares habituales como Caballero o López y un banquillo con jugadores con pocos partidos en sus botas.

La primera parte del encuentro fue clave para el desarrollo del mismo. Los primeros quince minutos fue de dominio alterno. El equipo local llevó las riendas del partido intentando salir desde atrás tocando el balón y acercándose en ataque por ambas bandas. El equipo visitante se mostraba muy serio, muy bien organizado y plantado en el césped, con jugadores con oficio. Y, en el minuto 16, el oficio bollullero se topó con un error en la salida de balón del equipo local; el pase desde la defensa hacia el centro del campo se convierte prácticamente en una asistencia, Manuel, delantero del Bollullos, aprovecha el regalo para batir a Zarzuela por su lado izquierdo.

Los treinta minutos restante de la primera parte fue un querer y no poder del once de Javi Rivas. El plan practicamente tenía siempre el mismo guión: salida con el balón desde atrás, balón al centro del campo y aperturas hacia una u otra banda, pero además de ineficaz era excesivamente previsible, por la lentitud de los pases, con jugadores muy estáticos que  jugaban casi siempre al pie. Sí cabe destacar una muy buena oportunidad de Juanan que se construye el solo al irse de dos contrarios en el vértice del área bollullera, su disparo salió fuera.

En la segunda mitad el equipo industrialista presentó distintas credenciales. Su propuesta de juego cambió y parecía que iba a llegar el gol que al menos propiciara el empate. El cuadro local creó oportunidades sobre todo por la banda derecha, donde destacó Antonio Jesús que controló muy bien diversos pases diagonales lo que permitía combinar con otros compañeros o encarar el uno contra uno. Además la insistencia del Industrial propició continuos saques de esquina  que obligaron a Carlos Soler, portero visitante, a realizar diversas paradas que salvaron a su equipo de la igualada.

Además del gol al equipo le faltó banquillo, sólo hizo dos cambios de manera premeditada ya que el tercero llegó por lesión de Víctor al final del descuento. En cambio, el equipo visitante, hizo cuatro cambios, aportando frescura sobre todo en ataque, cambios que se hicieron, aproximadamente cada diez minutos, contemporizando así el juego.

Quedan muchos puntos ¡hay que seguir luchando!

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *