Uno x Uno por Jesús Garrido

 

Una vez finalizada la temporada, nuestro colaborador en diferentes secciones en esta web Jesús Garrido nos hace su particular uno x uno de la plantilla industrialista.

 

ALEX GARCÍA: Titular indiscutible tras la marcha de Perico, Alex ha confirmado los mejores pronósticos. Los de un portero de calidad y personalidad. Ágil y seguro,  su temporada ha sido notable, decisivo en importantes momentos del campeonato.

PERICO: No acepto la política de rotaciones de porteros de Mena y se marchó al Xerez B en busca de dar el salto al primer equipo.  La retirada del filial azulino unida a la convulsa temporada del primer equipo hicieron que se pasara el año en blanco. Poco ortodoxa su salida del club, lástima para un portero de su calidad.

ANDERSON: Tras la marcha de Perico, se convirtió en el segundo portero de la plantilla, cubriendo las contadas ausencias de Alex. Pese a su inexperiencia, cumplió con profesionalidad. Buena integración en el grupo.

MANU MACÍAS: De menos a más, de gran olvidado a titular indiscutible al final, Manu ha vivido las dos caras del fútbol esta temporada. Las bajas de Pedro e Isaac le abrieron las puertas del lateral derecho. Gran segunda vuelta, autor del mejor gol del año, su obús en Puerto Real, y de meteóricos saques de banda que crearon mucho peligro.

CAÑA: El jugador menos utilizado de la temporada, causo baja en el mercado invernal. Inédito.

ISAAC JIMÉNEZ: Tras su buena temporada pasada, ha completado una campaña bastante irregular, llena de altibajos y donde acabó causando baja. Empezó a un buen nivel con Mena, pero tras su sanción y el cambio de entrenador, desapareció de las convocatorias. Cumplió bien  los partidos que jugó.

ISAAC POZO: Se le fichó para la difícil tarea de sustituir a Isra y ha cumplido con creces.  Fortaleza física, potencia y colocación que hacen de Pozo un central interesantísimo. Se perdió varios partidos por lesión y defendió la camiseta industrialista con uñas y dientes, llegando a ser capitán en algún partido. Gran temporada.

PEDRO: Profesional íntegro, llegó a mitad de temporada para reforzar la defensa. Rayó a gran altura en el lateral derecho y como central. Una grave lesión le hizo perderse el último tramo de campeonato. Aportó experiencia y tranquilidad a la por entonces debilitada zaga industrialista.

BONILLA: Nunca un jugador, en tan poco tiempo, se ganó tanto cariño y admiración de la grada industrialista. Emigrado a Suiza por motivos laborales a mitad de competición, Bonilla se convirtió en el estandarte del Industrial en la primera parte del campeonato. Todo pundonor, raza y coraje, ascendió a capitán. El industrialismo no olvidará a “Tiburón” Bonilla.

QUINTERO: Junto con Jesús Ramos, la gran sensación de la temporada. Pasó directamente del juvenil a cubrir el enorme vació que provocó la marcha de Bonilla en el lateral izquierdo.  No se arrugó ante el reto y demostró una madurez impropia de su edad. Calidad, velocidad y anticipación, tiene planta de futuro crack.

FRAN GARCÍA: De menos a más, el Kaiser de la defensa blanquiazul comenzó la temporada nervioso e inseguro, sufriendo hasta tres expulsiones en el primer tramo del campeonato. Recuperó su mejor nivel en la segunda vuelta, en el momento más importante, con las ausencias de Bonilla, Pedro y Pozo. Su final de campeonato ha sido espectacular.

RODRI: Defensa fichado del Xerez B en el mercado invernal tras la retirada del filial de la competición. Llegó para apuntalar la defensa tras la lesiones de Pozo y Pedro, pero diferentes problemas físicos le hicieron pasar desapercibido.

ANDRÉS: El mediocentro titular del equipo la mayor parte del campeonato, ganándole la partida a Blanco y Paquín. La regularidad ha sido su mejor cualidad. Seguro y sin más complicaciones de las necesarias, Andrés fue la prolongación de Luna en el campo.

JESULI: Llegó junto con Juanito y rápidamente se hizo con un puesto en el equipo. Pivote defensivo de  gran despliegue con inteligentes movimientos tácticos.  Su llegada hubiese necesaria mucho antes. Interesantísimo jugador que subió el nivel de la plantilla.

PAQUÍN: Titular e incuestionable desde su llegada al primer equipo hace tres años, Paquín ha vivido su temporada más difícil. Fijo para Mena, pasó al ostracismo con la llegada de Luna, que optó por Andrés para el mediocentro. Recobrando algo de protagonismo al final, cumplió como siempre cuando jugó.

CASTRO: Buenas sensaciones en pretemporada, comenzó contando para Mena, que lo alternó con Bello en la media punta. Desapareció de las convocatorias con la llegada de Luna. Destellos de calidad insuficientes para hacerse un hueco en el equipo. Causó baja.

JUANJO: El año de su confirmación. Titular con Mena y con Luna, Juanjo se ha convertido en un jugador importante en el centro del campo, desbancando a jugadores como Blanco o Paquín. Nunca deja de correr, a lo que ha añadido una mejor colocación y llegada a gol. Ha crecido como jugador.

ANTONIO BLANCO: Rendimiento muy inferior al del año pasado,  su aparente falta de forma le apartó de las alineaciones de Mena y Luna. Su calidad y experiencia solo aparecieron en momentos puntuales, utilizado como recambio en muchos partidos. Cerró el curso con un gran gol en Chapín.

JAVI BELLO: Tan exquisito como intermitente, Bello al fin tuvo su oportunidad. Alternó grandes actuaciones con algunas desapariciones. Marcó goles de bella factura y dio pases magistrales, aunque aún se le echa en falta la capacidad de liderazgo propia de los cracks. Talento no le falta para llegar a serlo.

COSTILLA: Afortunadamente repescado para la segunda vuelta, comenzó la temporada en el Jédula (Regional Preferente), tras ser descartado el pasado verano. A su innegable calidad y amor por el escudo, Costilla ha alcanzado, por fin, la madurez futbolística.  Gran aportación.

ALEX GARCÍA: Al igual que Rodri, llegó del Xerez B a mitad de temporada. Utilizado en distintas posiciones de ataque, se mostró participativo y dejó detalles de calidad, aunque sin suerte de cara a gol.

ALEX VALERO: Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Un comienzo espectacular, con goles y desbordes imposibles, hicieron pensar en la temporada de su vida. Pero su agresión al jugador del Bazán, que le costó 7 partidos de sanción, truncó su momento. Nunca llegó a volver, al menos del todo. Luna dejó de contar con él. Condiciones para ser un genio del fútbol, no del todo aprovechadas.

JESÚS RAMOS: Una de las sensaciones de la temporada, el joven canterano tomó un protagonismo inesperado con las ausencias por sanción de Valero y Barberá durante varios partidos. Un diamante por pulir, dejó grandes actuaciones con su descaro y velocidad. Futuro, su cara de niño esconde un genuino jugador.

JUAN RAMÓN: La joven promesa industrialista ha vuelto a carecer, otro año más, de oportunidades para demostrar su talento. Utilizado a cuentagotas por Mena y casi nulo para Luna, el canterano es uno de los jugadores más queridos del vestuario.

MARÍN: Tuvo, junto a Jesús Ramos, una aparición estelar tras las largas sanciones de Valero y Barberá. Mena le dio confianza y el joven delantero firmó actuaciones brillantes durante varios partidos, con un doblete espectacular en Sanlúcar e inverisímiles regates que hacían presagiar lo mejor. La llegada de Luna supuso su desaparición del equipo.

JUANITO: No se puede hacer más en menos tiempo. Genio y figura, fue llegar y besar el santo. Dos goles al Algaida, dos a la Valverdeña y uno al Tesorillo. Cinco goles en tres partidos para sellar la permanencia. Algunos espectaculares. Llegado de Cataluña vía Lebrijana para salvar al Industrial, tiene detalles de jugador superior.

BARBERÁ: Enorme la temporada del versátil atacante jerezano, uno de los fichajes más rentables del curso. Valiente, incisivo y goleador, su memorable hat- trick en Rota supuso el inicio de la salvación. Su inocente expulsión en Sanlúcar, que le costó 5 partidos de sanción, no debe empañar su gran temporada, siendo el segundo máximo goleador del equipo.

SELU: Su presumible año de consagración se vio truncado con una lesión en Sanlúcar de la que nunca se recuperó. Arrancó de titular, formando una interesante tripleta con Valero y Barberá, pero su pólvora se mantuvo mojada los partidos que disputó. Se fajó con las defensas rivales, pero por una razón u otra no termina de explotar como el gran delantero que esperamos.

LUÍS LARA: Fichaje estrella e inesperado que llegó con la Liga comenzada. Tras su gran temporada en el Xerez B, llegaba con un gran cartel. Tuvo un arranque demoledor, con un doblete y expulsión ante el Bazán en solo 45 minutos. Máximo artillero del equipo, alternó grandes rachas con inesperadas lesiones y algunas sanciones. Peleó como nadie contra las defensas rivales. Algo mermado físicamente en el tramo final, completó una gran temporada.

 

 

ENTRENADORES

 

JOSÉ MANUEL MENA: Tras su etapa como director deportivo y salvar al equipo la temporada pasada tras el cese de Jero, Mena recibió la oportunidad que tanto esperaba. Dotó al equipo de gran carácter y espíritu de sacrificio, pero los resultados no llegaron a ser regulares. El equipo perdía muchos puntos en partidos que comenzaba ganando.  Nunca bajó los brazos.  A su favor, la gran gestión del grupo y la valentía demostrada con jóvenes jugadores como Jesús Ramos o Marín.

JOSÉ ANTONIO LUNA: Tras la marcha de Mena y el fugaz paso de Fontana, se le encomendó a Luna enderezar el rumbo del equipo. Avalado por su experiencia en superiores categorías, dotó al equipo de mayor rigor táctico, aunque los resultados tardaron en llegar. Ha conseguido que el equipo acabara la temporada de manera notable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code