Sumario 2014/15

 

 

 

 

Tras finalizar la temporada 2014/15 es obligado hacer recapitulación de lo vivido durante esta temporada vibrante en la que el Jerez Industrial y sus deportistas han llegado a asaltar el subcampeonato de la Primera Andaluza en una progresión con tintes de hazaña y heroicidad que se inició tras el parón invernal. José Antonio Luna  presentó su dimisión ‘irrevocable’ como entrenador del Jerez Industrial días después de sufrir una derrota en Chapín contra el CD Rota que dejaba al equipo en décima posición lejos de los puestos de ascenso, concretamente once puntos del líder. Lo hizo con un breve comunicado  tras terminar el entrenamiento en la jornada del miércoles 14 de enero.

 

 

 La llegada de Mena fue vertiginosa puesto que el lunes veintiséis se llegaba a un acuerdo y a las pocas horas el equipo se ejercitaba bajo la batuta del nuevo técnico, fue todo un revulsivo para un vestuario desanimado. El acoplamiento con la plantilla fue cordial, fluido y espontáneo ya que el técnico conocía prácticamente a todo el elenco industrialista, entró  asistido por su entrenador de porteros Chema Domínguez, formando el mismo tándem que ya estuvo comandando en la temporada 2013/14 al equipo jerezano. Desde este punto al cierre de la temporada, los de Mena han completado una segunda vuelta de cine, espectacular, en la que las victorias fueron sumándose y engordando el casillero de los blanquiazules que remataron en la última jornada perpetrando un 2-0 frente a su rival histórico, el Xerez C.D. y asaltando el subcampeonato de la Primera Andaluza. Quizá quede en los aficionados ese pellizco de no haber conseguido el liderato que posibilitara el ascenso directo a la Tercera División al dejarse algunos puntos paradójicamente con los a priori rivales más vulnerables. Pero es una realidad que nuestros deportistas se han dejado la piel en el campo y han sudado la camiseta con una dignidad y un compromiso asombroso que ha deleitado a la parroquia blanquiazul viviendo una temporada casi épica que quedará en la retina y en el paladar de los seguidores del Jerez Industrial C.F.

 

 

 

 

ALEX GARCÍA: Zamora de la categoría, sobran los adjetivos. Alex ha completado una temporada espectacular, consagrándose como uno de los grandes porteros del fútbol gaditano. Salvador del equipo en infinidad de ocasiones, su ausencia en varios partidos por aquella inoportuna lesión resultó decisiva.

 

PATRICK: Retornó al fútbol tras años de ausencia, asumiendo el papel de suplente de Alex. Pero la lesión de este le convirtió repentinamente en el meta titular. Aguantó el tipo en varios partidos importantes, aunque cometió errores puntuales que costaron algunos puntos. Digna actuación.

 

ANDERSON: Volvió a la disciplina industrialista tras la baja de Patrick. No llegó a competir.

 

MANU MACÍAS: Indiscutible para Luna, la sanción que sufrió de varios partidos y el resurgir de Pedro le restaron protagonismo durante la racha de victorias. Acabó como titular, completando su mejor temporada como industrialista. Ha mejorado su faceta defensiva, y sus meteóricos saques de banda siguen creando un gran peligro.

 

PEDRO: Inadvertido durante gran parte de la temporada por motivos laborales, la llegada de Mena supuso el resurgir de un defensa total. Su presencia sube el nivel defensivo del equipo. Extremadamente competitivo, es el zaguero perfecto para cualquier entrenador.

 

JOHNNY: Canterano clave en el último ascenso del equipo, se le repescó para reforzar la defensa en los últimos partidos. No dispuso de oportunidades hasta los tres últimos partidos, en los que defendió con orgullo su camiseta de siempre.

 

JUANMA CARRASCO: Refuerzo de quilates para la banda izquierda industrialista, el bravo jugador rayó a un nivel altísimo desde su llegada. Pese a jugar con un hombro lesionado varios partidos, no rehuyó el choque ni bajo la intensidad de su juego. Grandísima aportación.

 

QUINTERO: Su espectacular aparición el año pasado, sustituyendo a un jugador como Bonilla, puso un listón muy difícil de superar en un jugador de su juventud. Su temporada  ha sido más intermitente que la anterior, aunque contó para Luna y Mena. En plena evolución, es el futuro de la zaga industrialista.

 

ALBERTO ORELLANA: Defenestrado por Luna, imprescindible para Mena. Alberto es el perfecto reflejo de la evolución que experimentó el equipo. Asumió la titánica tarea de ocupar el lugar de Fran García tras su marcha, y vaya si lo hizo. Su segunda vuelta ha sido espectacular, incluyendo un importantísimo gol en Sanlúcar.

 

JUANMA SÁNCHEZ: Fichado a última hora del Barbate para sustituir la repentina baja de Pozo, Juanma ha resultado un auténtico descubrimiento. Correoso, batallador incansable y con enorme espíritu de sacrificio, formó una gran pareja con Alberto.

 

ISAAC POZO: Comenzó la temporada de manera espectacular, alternando el centro de la zaga con el lateral izquierdo. Un portento físico. Sus obligaciones laborales le hicieron perderse los últimos partidos. Ha demostrado una temporada más su enorme categoría como jugador. Para el recuerdo, su gol ante el Xerez Deportivo.

 

FRAN GARCÍA: El alma máter del Jerez Industrial dijo adiós a mitad de temporada. Sus actuaciones no pasaron desapercibidas para un club de superior categoría, la Lebrijana. No hay adjetivos para definir a un jugador que es historia reciente del club.

 

JOSÉ CARLOS: Interesante jugador que ha completado una buena temporada en su estreno como industrialista. Aportó poderío físico y una polivalencia que le permiten actuar como central y pivote defensivo. Anotó el momentáneo gol de la esperanza en Villamartín.

 

ANDRÉS: Prolongación del entrenador en el campo, Andrés asumió el puesto de pivote defensivo tras la grave lesión de Jesuli. Ha completado su mejor temporada desde que llegó al club, descubriéndose como un centrocampista de gran personalidad y carácter.

 

PAQUÍN: Temporada de transición para uno de los jugadores más comprometidos que se hayan conocido en el club. Lesiones y faltas de continuidad le alejaron del equipo titular. Respondió con creces cuando se echó mano de él.

 

JESULI: Tras su enorme aportación en el tramo final de la pasada campaña, Jesuli estaba llamado a ser la brújula del equipo esta temporada. Una grave lesión en la cuarta jornada le hizo perderse el resto del campeonato. Una notable baja que restó potencial al equipo.

 

ANTONIO BENÍTEZ: Sencillamente impresionante, el veterano genio se echó el equipo a sus espaldas desde su retorno al Jerez Industrial. Calidad infinita, pases y goles imposibles, sus lecciones de fútbol tardarán tiempo en olvidarse. Posiblemente, el mejor jugador de la temporada. Los viejos rockeros nunca mueren…

 

COSTILLA: Alternó brillantes actuaciones con errores de concentración en ciertos partidos. Pese a todo, se ha destapado como un centrocampista realizador, anotando cinco goles. Su compromiso y amor por los colores están fuera de toda duda.

 

JUANJO: La temporada de su consagración. Pilar imprescindible en la sala de máquinas industrialista, Juanjo ha evolucionado hasta convertirse en uno de los mejores centrocampistas de la categoría. Su aportación ofensiva ha sido admirable, y su progresión se antoja imparable. Lo jugó casi todo.

 

JUAN RAMÓN: Casi inédito, una temporada más. Dispuso de escasos minutos para demostrar su extraordinaria calidad.

 

JESÚS RAMOS: Una lesión le ha mantenido apartado del equipo gran parte de la temporada. Revelación de la pasada Liga, la llegada de Mena y su recuperación propiciaron su vuelta al equipo, aunque de forma muy intermitente. Se espera mucho de él.

 

ALEX VALERO: Idéntica sensación que en temporadas anteriores. La de un jugador con un potencial extraordinario, no siempre bien aprovechado. Alternó geniales actuaciones, como su segunda parte en Cádiz, con absurdas expulsiones y lagunas de concentración que le hacen irse mentalmente del partido. Se espera muchísimo más de él.

 

BORJA: De más a menos, los mejores goles que vimos esta temporada salieron de sus botas. Comenzó  de forma espectacular, con goles antológicos como el empate ante la Roteña. Después sufrió un bajón en su juego y capacidad anotadora. Se destapó como un delantero elegante y de calidad.

 

MANU RODRÍGUEZ: Jugador de equipo, respondió con creces cuando Luna y Mena contaron con él. Alternó el equipo titular con el banquillo, y siempre se sacrificó en beneficio del equipo.  Muy luchador, anotó goles en la primera parte del campeonato.

 

BARBERÁ: El delantero más productivo de la temporada pasada no encontró el camino del gol en esta. Luchador incansable, su periplo industrialista acabó en una polémica fuga al Xerez  FC.

 

SELU: Una vez más, su temporada está marcada por las lesiones. La llegada de Mena fue un estímulo para él, siendo titular en varios partidos donde rayó a gran nivel. Tras esto, volvió a recaer y desapareció del equipo. No se estrenó como goleador.

 

LUIS LARA: Tras su gran temporada pasada, se esperaba que este fuera el año de Luis Lara. Pero una alarmante falta de puntería, a veces incomprensible, le hizo caer en una constante obsesión por marcar que maniataba su juego. A pocos partidos del final, con dos goles en su haber, hizo las maletas rumbo a Ibiza, junto a Juanito Benítez. Su lucha fue innegable.

 

ANTOÑITO: Uno de los tres delanteros fichados para reforzar el ataque en los últimos partidos. Interesante debut que se vio frenado por una inoportuna lesión. Reapareció a lo grande en el último partido, con gol incluido al Xerez. Luchador y oportunista, ha conectado con la afición.

 

CORRAL: Llegó procedente de la Lebrijana, de Tercera División, para aportar goles en los últimos y decisivos partidos. Dispuso de minutos pero no se mostró demasiado acertado de cara al gol.

 

RICKY: Al igual que Corral,  Ricky llegó, procedente de Sanluqueño, para reforzar el ataque tras las bajas de Lara y Juanito. Contó para Mena, pero su único gol se hizo esperar hasta el final. Eso si, fue decisivo para vencer al Xerez.

 

JUANITO BENÍTEZ: Nada de esto se entendería sin su estratosférica aportación.  Siete goles en 10 partidos, casi todos con Mena en el banquillo. Fue el artífice material del comienzo de la gran racha que encadenó el equipo, con un puñado de goles decisivos. Una interesante oferta de Ibiza le hizo hacer las maletas en su momento más dulce. Tocado por una varita mágica, salvó al equipo el año pasado y lo catapultó en este. Un auténtico genio.

 

JOSÉ ANTONIO LUNA (ENTRENADOR): Su gran comienzo, con dos victorias consecutivas, auguraba una triunfal temporada. Pero el equipo, tras el tropiezo ante la Roteña, cayó en una espiral de irregularidad que se acentuó con una pésima racha que situaron al equipo cerca del descenso. Esto, unidos a una situación personal, le hicieron dimitir. Un gran profesional.

 

JUAN TAPIAS (ENTRENADOR): Asumió el equipo tras la dimisión de Luna. Un empate y una derrota en dos partidos precipitó al club en la búsqueda de un nuevo entrenador. Hombre de club, de admirable trato y enorme compromiso.

 

JOSÉ MANUEL MENA: No hay palabras para definir la transformación que Mena, en solo unas semanas, llevó a cabo en el equipo. Cogió al equipo cerca de los puestos de descenso, con el ánimo por los suelos, y con el sueño del ascenso convertido en utopía. Acabó segundo, derrotando al Xerez Deportivo en el último partido. Inyectó al equipo una competitividad extraordinaria, encadenando una impresionante racha de triunfos, solo empañada por la derrota ante el Chipiona. Tuvo que sobreponerse a bajas como las de Fran García, Juanito Benítez y Pozo, sacando lo mejor de cada jugador de la plantilla. Hizo soñar a toda la afición con el ascenso. Matrícula de honor.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code