Gala para olvidar, galardón para rectificar

 

 

    El pasado viernes 30 de noviembre la RFAF celebró una gala conmemorativa de su primer centenario y por tal efemérides se ha galardonado a un ramillete de clubes con más de cincuenta años de existencia  y deportistas señalados de la provincia, entre los deportistas el jugador que fue del Jerez Industrial hasta la temporada 1963-1964 y que debutó en la Selección Absoluta Española el 22 de octubre de 1967, el jerezano Manuel Fernández “Osorio”.

     Tras las entregas de placas y medallas conmemorativas del centenario el Presidente de la Federación tomó la palabra para ensalzar los dones del fútbol andaluz, terminó el discurso y volvió a su asiento como es costumbre pero ante la mirada estupefacta de todos se levantó impetuosamente y de nuevo regresó al atril, sorprendiendo a todos los presentes con estas palabras: “Esto no es lo que yo quería para un acto así”, espetó enfadado y en ese instante dirigió su mirada hacia la mesa que soportaba el peso de las placas y medallas, añadiendo: “Mi idea es que estas medallas se entregaran personalizadas y no sé qué ha pasado”, sentenciando y rematando con tono de estupefacción y enfado: “Todo el que lo desee puede dejar su medalla aquí y la Federación se encargará de grabar su nombre” mientras el presidente de la Gaditana reaccionaba con un gesto de no saber dónde esconderse.

      La misma sensación que experimentó el propio Presidente de la Federación Andaluza pudo también embargar al guardameta chileno  Claudio Bravo cuando recibía el premio al mejor portero de la Liga BBVA el pasado fin de semana. El capitán de la selección chilena se quejó del vídeo con pifias de porteros que la Liga de Fútbol Profesional emitió antes de entregarle el reconocimiento. La misma estupefacción que pudo sentir el representante del Jerez Industrial C.F. cuando recibió la Medalla del Centenario que la FAF le entregó con nulo acierto, como Club  que cuenta con 57 años de antigüedad, es decir desde 1958 cuando ya el Jerez Industrial militaba en su segundo  año en la Tercera Categoría Nacional .El estreno en Categoría Nacional lo efectúa ya bajo el nombre de Jerez Industrial Club de Fútbol y con un aceptable undécimo puesto en la temporada 1956-1957, reforzándose durante el verano y conformando una potente plantilla que consigue el primer puesto en la campaña de 1957-1958. Este exitoso primer puesto le permite promocionar para ascender pero en la primera eliminatoria es superado de forma contundente por el Elche C.F. en el estadio de Altabix y 3-4 en casa, no disponiendo de más oportunidades de ascenso hasta la década siguiente.

     En el momento de la entrega, el representante de la Entidad Industrialista subió y se dirigió al presentador de la Gala, comentándole: “Gracias, sé que no es el momento pero os habéis equivocado. Estamos hartos de agravios y errores, Lo siento”. Es también necesario referir además incluso algunos de los invitados a la gala como el ínclito periodista jerezano, Jerónimo Roldán,  también mostraron su estupefacción cuando se incluía al Jerez Industrial en los equipos fundados ya pasados los mediados de los cincuenta junto a equipos como el Arcos C.F fundado en abril de 1956.  Días posteriores nos pusimos en contacto con la persona que tuvo el “flaco honor” de recibir el fallido galardón y en privado nos comentaba: “Tuve incluso la tentación de rechazarlo “in situ” pero quise ser políticamente correcto y no polemizar en el acto de la gala pero me sentó como un tiro”. Y es que precisamente la persona designada por el Club para recoger tal agraviante y erróneo premio pertenece directamente al acervo histórico de nuestro Club pues su padre debutó como portero reserva concretamente el 19 de marzo de 1954 contra el Barbate al que le endosaron un 3-0  con goles de Arizmendi de penalti en la primera parte y en la segunda de Madriles y del muchas veces referido en nuestra historia Manolín. La victoria supuso proclamarse campeón  de la  Segunda Categoría Provincial formada por Algeciras B, Atlético Linense, Barbate, Tarifa, Astilleros de Cádiz, Balompié de San Fernando y Zeppelin del Puerto de Santa María y juega la promoción a Primera Categoría Regional (Campeonato de Andalucía) contra el Bélmez (Campeón de Córboba) y  Mairena (Campeón de Sevilla) en la que queda como Campeón consumando el ascenso a Primera Categoría Regional en la temporada 53/54. Se preguntarán quién es ese portero que ocupó el banquillo ese 19 de marzo de 1954, pues es Pepe Doña que afortunadamente sigue vivo y asistiendo a ver a su Jerez Industrial con 80 primaveras en su cuerpo. Pepe nos cuenta:   “Recuerdo ese día perfectamente además era mi onomástica, y porque el míster, el gran Pedrito González Calle que empezó como entrenador allá por el año 1951 cuando nos fusionamos al Juventud y empezamos a llamarnos Juventud Jerez Industrial; me dice días antes del partido que me citaría para jugar contra el Barbate, porque el portero titular Guzmán estaba lesionado gravemente. De hecho tuvo que ser hospitalizado en Sevilla pues su estado llegó a ser crítico, se temió incluso por su vida tras recibir un fuerte golpe en el abdomen jugando la competición contra el Arcos C.F. la semana antes. Entonces pasó a la titularidad Hurtado al que conocíamos como “El manitas” y yo pasé a ocupar el puesto de portero reserva, ese día logramos dar un paso hacia la Primera Categoría Regional que llamábamos Campeonato de Andalucía enfrentándonos a equipos como Morón, Puerto Real, Marchena, Valverdeña, Alcalá, Coria, Mairena, Riotinto y Ayamonte. Eso lo he vivido yo y es Memoria Histórica que pertenece nuestro Club y que la Federación debe respetar y reconocer oportunamente. Yo viví la fusión del Juventud Jerez Industrial y sus inicios en el 1951/52 y 52/53 en Primera Categoría Provincial, en la 53/54 en Segunda Regional consiguiendo ascender a Primera Regional en la que nos estrenamos en la 54/55 y en la 55/56 se consigue el ascenso a Tercera Nacional que es en todo caso el galardón que nos han dado, porque coincide con la fecha en la que comenzamos a militar en categoría nacional, vaya despiste tienen en la Federación”.

 

     Desde luego más sabe el diablo por viejo que por diablo y nuestro entrevistado lo deja patente. Por supuesto la Directiva anda un tanto enojada con la confusa y diletante gala hasta tal punto que no sólo llevará la Medalla de la Perplejidad para que sufra esa personalización que Don Eduardo prometió en el acto sino que además exigirá que se le personalice con al menos la fecha de la fusión del Juventud (1945) y del Jerez Industrial S.A. (1947) que se produjo el domingo 2  de septiembre de 1951, porque es de rigor histórico. No hay lugar a dudas que por supuesto el Club aportará la documentación oportuna al respecto por si por algún motivo los anuarios federativos han sido extraviados o no aparecen por Federación.

 

 

Si quiere descargarse la hoja del diario del 7 de septiembre de 1951  PINCHE AQUÍ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code