Duelo de irreductibles

   

 

   Otro domingo, treinta y ocho años después, tras casi dos generaciones enteras, casi cuatro décadas después de que el colegiado Navarro Lebrón pitara el final del último derbi celebrado en competición oficial entre los dos únicos históricos del fútbol jerezano, le pese a quien le pese, o le honre a quien deba honrarle, ya sean gentes irreductibles o pobres de espíritu, se celebrará un nuevo derby de máxima rivalidad jerezana que va a enfrentar a los dos clubes con la historia más dilatada y con más extenso palmarés de nuestra ciudad.

   Dos clubes catalogados como de históricos en el fútbol nacional por los más sabios y sensatos historiadores, dos instituciones que en su devenir han tenido días de gloria, de vino y rosas, y otros amargos como la hiel, pero que siguen vivas por la noble obstinación de sus incondicionales seguidores, le pese a quien le pese, pues habrá que estar en las duras y en las maduras, como leal actitud frente a los reveses del devenir o del proceso natural de cualquier entidad, de cualquier familia, o de una persona sujeta a lo azaroso de su existencia y destino.

    Aparentemente ambos clubes tomaron, desde los finales de los setenta, caminos divergentes en los que los Industrialistas pudieron resistir compitiendo a pesar de los infinitos problemas sobrevenidos, a pesar del poco apoyo por parte de las autoridades locales de la época y de su particular iniciativa, siempre sibilina, de extinguir la llama industrialista porque por dogma no interesaba, por incuestionable imperativo caciquil, a secas. Por su parte el Xerecismo paladeó prolongadamente y con fruición la mejor y más cómoda de sus etapas con la aquiescencia y el provecho de interesadas terceras personas ajenas al deporte del fútbol , ajenas a la  pasión de sus seguidores, ajenas al componente afectivo y emocional que supone pertenecer a un club  de fútbol. Pero a veces lo dulce y lo cómodo primero te complace, y más tarde te anestesia elegantemente, y luego te sorprende trágicamente, de súbito, como una caja de Pandora, y la ensoñación se torna en pesadilla, las cosas se tuercen y llegan a ser un calvario. Lo cierto es que el club del Catavino y la Venencia ha pasado momentos difíciles y complicados, momentos que ahora respira y padece en primera persona su rival deportivo.

    Pero la actualidad impera y  el encuentro reúne todos los condicionantes para que los graderíos del Estadio de La Juventud presenten una de las mejores entradas que se recuerda en años, no es quizás el mejor escenario posible para la disputa de un derbi de estas características, como así se lo hizo ver el club xerecista, que ejerce de local, a la Delegación de Deportes solicitando el Municipal de Chapín. Pero defectos de forma en la solicitud del mismo y una inflexibilidad más que notable por medio de Deportes han hecho que el derbi se dispute en el campo de “La Juventud”.

    El césped de “La Juventud” no presentará su mejor estado, las labores de resiembra a las que está siendo sometido desde el pasado quince de diciembre no han terminado de dar el resultado deseado, las bajas temperaturas y nieblas de las últimas semanas tampoco han ayudado al proceso de resiembra.

   En el aspecto deportivo ambas escuadras retornan a la competición tras el parón navideño, los industrialistas algo menos ya que tuvieron que recuperar su jornada aplazada ante el Chiclana el pasado 27 de diciembre en la que los pupilos de Luna cayeron derrotados por 3-1 y con inferioridad numérica desde el inicio de la segunda parte por expulsión de Lara, a la que hay que sumarle la del defensor industrialista José Carlos en las postrimerías del encuentro . Los hombres de Mendoza están clasificados en quinta posición, los de Luna en novena, cinco puntos de ventaja para los azulinos tras su buena racha de resultados que han hecho que estén a tan solo cuatro puntos del liderato y ascenso a Tercera.

 

    No existen prácticamente secretos entre ambos técnicos, tanto ellos como sus jugadores se conocen a la perfección, son muchos los que han vestido la camiseta de ambos clubes. En el apartado de bajas los locales tienen las de Caro, Beato y Álex. Por su parte, el conjunto industrialista que actúa como visitante, sufre las bajas de Luis Lara y del defensa José Carlos, ambos fijos en las últimas convocatorias.

 

    Antes del inicio del encuentro ambas directivas han querido tener un reconocimiento con los socios números 1 de cada entidad, D. Antonio Martínez Beas por el Xerez C.D y D. Juan García Suárez por el Jerez Industrial, entregándoles una placa conmemorativa por toda una vida de apoyo a sus clubs. También a la entrada del estadio habrá una recogida de alimentos no precederos para los mas necesitados de nuestra ciudad e irá destinada a Caritas Parroquial del Pilar.

 

El colegiado del encuentro será Medina Martín de Cádiz.

 

Domingo, 11 de enero de 2015

12.00 horas

Estadio de “La Juventud”

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code