Daza: “La lesión es una faena”

El Jerez Industrial ya prepara el doble compromiso que ha de afrontar en apenas 72 horas: el primero este sábado en El Palmar (12:30) contra el Atlético Sanluqueño B y el martes, en La Juventud, frente al Cortijillos (12:00). Dos encuentros en los que los industrialistas se han (auto)impuesto la obligación de sumar los seis puntos para acercarse a los puestos altos de la tabla.

Y es que los últimos resultados no han sonreído a los blanquiazules. Tanto en San Fernando contra el Bazán como en casa frente al Guadiaro, los de Jesús Mendoza dejaron escapar dos puntos en los minutos finales. Con ellos en el casillero, el Jerez Industrial estaría ahora a sólo cuatro puntos del liderato y con un calendario hasta el término de la primera vuelta asequible a priori.

Jesús Mendoza prepara el partido del sábado con el supuesto de no poder contar con José Alonso Daza. El centrocampista se tuvo que retirar el pasado domingo en la segunda parte del choque contra el Guadiaro por una lesión en el isquiotibial de la pierna derecha. Anoche, al cierre de esta edición, esperaba los resultados de una ecografía que se realizó en Beiman y que determinará el alcance exacto de la lesión. Si es una contractura se perderá a lo sumo estos dos encuentros; si por el contrario es una rotura o una microrrotura, el tiempo que estará alejado de los terrenos de juego será en función del grado último de la dolencia.

Las lesiones siempre son inoportunas y el centrocampista barbateño lamentaba tener que parar ahora que de nuevo se sentía importante dentro del equipo. Hay que recordar que Daza aterrizó en el Jerez Industrial la pasada temporada tras un año en el Xerez CD pero no dio el rendimiento que de él se esperaba. Este año, por el contrario, se ha echado el equipo a la espalda, ha tomado la responsabilidad y está cuajando una gran temporada.

El jugador, que la pasada campaña también estuvo algunas semanas sin poder jugar por una elongación, dice que el cuerpo no le avisó: “El año pasado cuando tuve la lesión sí estaba cargado pero en esta ocasión no noté nada, di un sprint y me lesioné. Cuando mejor estaba y me sentía en el equipo me viene esta lesión muscular”, se lamentaba.

El centrocampista cree que es una pena porque “el once estaba ya un poco definido” y ahora Mendoza tendrá que preparar el partido “de otra manera”. “Para mí es una faena porque desde que empecé a jugar estaba haciendo buenas actuaciones y ayudando al equipo”.

Daza este año se está encontrando mucho mejor que la pasada campaña y apunta que uno de los factores importantes en su rendimiento es la confianza que le ha dado Jesús Mendoza: “El míster siempre me ha dado confianza y la responsabilidad y en este equipo me veo más mayor que el resto, un poco más maduro y quizá eso es lo que ha pasado. A mí la responsabilidad y la presión siempre me ha gustado tenerla. Jesús me la da, me dice que el equipo tiene que jugar como yo quiera y me siento mucho más cómodo. El vestuario también ayuda muchísimo, porque hay muy buen rollo y todos nos ayudamos. No sé, este año tenía muchas más ganas de jugar y como el año pasado no fue tan bueno pues como que éste quería darle una alegría a la afición, esa alegría que no le pudimos dar el año pasado. Por eso quizá esté más motivado”, precisa.

A ocho puntos del liderato, Daza explica las razones por las que el equipo no está aún entre los mejores clasificados: “Hemos sido superiores a los equipos que nos hemos enfrentado y creo que estamos teniendo muy mala suerte en algunos partidos; nos hemos merecido mucho más y por pequeños errores, por no saber matar los partidos al final o por la juventud del equipo, nos están quitando puntos que son claves para estar arriba. Creo que esta fortuna cambiará porque exponemos más que los rivales y no tenemos esa recompensa por el trabajo que realizamos. Algún partido nos tocará esa suerte que tienen algunos equipos contra nosotros. También supongo que aprenderemos de los errores, a base de palos, como aprende todo el mundo”, bromeaba.

Y es que si el técnico confesaba hace unos días que empezaba a estar cansado de oír a los rivales decir que el Jerez Industrial es el mejor equipo al que se han enfrentado, tanto o más de lo mismo le sucede a la plantilla. En ese sentido, Daza asegura que “prefiero jugar fatal y ganar los tres puntos. Al día siguiente nadie se acuerda del partido que hemos jugado sino de si hemos conseguido o no los tres puntos. Esta semana hemos perdido cuatro puntos que teníamos casi ganados. El equipo es igual de joven para llegar veinte veces a puerta y tener más físico que los demás pero también nos falta esa pizca de maldad, de saber aguantar los partidos en los últimos minutos, faltan esos detallitos que nos han hecho perder puntos y de los después te acuerdas. El domingo sabíamos en el descanso que habían pinchado todos y que recortábamos si ganábamos. Sí, al final recortamos uno pero perdimos dos claramente”.

Ahora, el Jerez Industrial afronta las cuatro últimas jornadas de la primera vuelta contra equipos, en teoría, más asequibles, empezando este sábado por el Sanluqueño B. Luego, Cortijillos, Rivera y Estella. “Si queremos estar arriba éstos son los partidos que tenemos que ganar. Los de arriba se enfrentan entre ellos y nosotros en teoría tenemos un calendario más asequible. Estos cuatro partidos los tenemos que ganar sí o sí, ese es el objetivo”.

nuevo_slider-fondo

Jerez Industrial CF Web Oficial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

code